La Propagación de la Fe

Las misiones al inicio del siglo XIX

Entre 1815 y 1820 el espíritu misionario renace con fuerza, pero ir en misión lejos implica grandes dificultades financieras. Pauline, solicitada por su hermano para cosechar dinero para las misiones, organiza con un grupo de obreras de su cuadra, una colecta hebdomadaria: esta se hará de “mano en mano” la « monedita » de Pauline con une intención de oración. Pauline busca una mejor organización.

La idea creadora de Pauline

Una noche de diciembre en el año 1819, lo imprevisible se produjo: mientras sus familiares juegan a las cartas, ella se aísla, reflexionando a su preocupación principal, la elaboración de un proyecto de colecta para misiones que sea eficaz. Se le ocurre una idea: «Constituir grupos de 10 personas, cada una se compromete a recitar una oración diaria para las misiones, a dar una moneda por semana y a formar un nuevo grupo de 10 personas.»

La organización

Cada grupo de 10 personas o « dizenaire » elegirá un responsable para cosechar las colectas. Los responsables de los “dizenaire” elegirán un jefe o “centenario” y así sucesivamente. Rápidamente la obra se organiza, no se limitará a Lyon y a Francia pero se extenderá en diferentes otros países.

La Propagación de la Fe será fundada oficialmente en Lyon el 3 de mayo del año 1822.

La obra de la Propagación de la Fe hoy

El Papa Pie XI declara la obra de la Propagación de la Fe y la obra de San Pedro Apóstol pontificales. Se vuelven, en mayo del 1922, las Obras Pontificales Misionarias (OPM). Favorece también su implantación en todos los países.

Desde las OPM, Obras Pontificales Misionarias agrupan las obras de:

  • La Propagación de la Fe (Pauline Jaricot)
  • San Pedro Apóstol (Jeanne Bigard)
  • La infancia misionaria (Monseñor de Forbin-Janson)
  • La Unión Pontifical Misionaria (Padre Paolo Manna)

Para saber más, la pagina web de las OPM: www.mission.catholique.fr