Oraciones

Oración para la beatificación de Pauline Jaricot

Señor,

Inspiraste, Señor, a Paulina María Jaricot, la fundación de la Obra de la Propagación de la Fe, la organización del Rosario Viviente y su compromiso radical con el mundo obrero.

Dígnate ahora apresurar el día en el que la Iglesia pueda celebrar la santidad de su vida.

Haz que su ejemplo arrastre a mucho más cristianos a entregarse al servicio de la evangelización afín que los hombres y mujeres de nuestro tiempo y todas las naciones en la tierra, descubran tu Amor Infinito, manifestado en Jesucristo Nuestro Señor que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos.

Amén.

Oración de meditación del año jubilar

¡O Jesús, Dios todo Amor, con cual exceso nos has amado!

No era suficiente instituir la divina Eucaristía para que el Cuerpo y la Sangre de la Victima Infinita volvieran el alimento espiritual de nuestras almas y la garantía de nuestra gloriosa resurrección, también quisiste que perpetuara la memoria y los méritos de tu vida y de tu muerte.

Por la inmolación de tu corazón, de donde salieron sangre y agua en la Cruz después de la consumación de tu sacrificio sangrante, donaste a luz al sacrificio adorable de la Misa, sacrificio que se ofrece miles de veces por todo el día, y en miles lugares diferentes, en las ciudades, en el campo, en los campamentos militares, en los hospicios de los desamparados, en las cárceles de la justicia humana, en la tierra como en el mar, en todas partes del universo, en cualquier lugar donde hombres y mujeres pueden aprovecharlo.

Sacrificio lo más santo, lo más augusto, el único que sea digno de Dios, y que sin embargo es iniciado y consumido en un breve instante para el mayor bien de los sacerdotes y de los fieles cuyo es como la propiedad.

JUbilé 2012

Pauline Jaricot

« L’Amour infini dans la divine Eucharistie »

Écrit Spirituel Mame 2005

Prière des Équipes du Rosaire

Venerable Pauline Marie Jaricot,

Tú que “amaste a Jesucristo más que todo en la tierra”, intercede por nosotros, afín que por tu ejemplo, podamos esforzarnos generosamente para hacer conocer y amar a Jesucristo a través de los misterios del Rosario.

Para ser fieles a la misión de los Equipos del Rosario, consíguenos este mismo espíritu de audacia, de coraje, y de fuerza que te animaba. Desde entonces podremos proponer el Evangelio con María a nuestros conocidos, a los habitantes de nuestros barrios, invitándolos a nuestra oración del Rosario en equipos.

Intercede por nosotros hacia Cristo, afín que arda nuestros corazones por su caridad, y que nosotros mismos podamos arder el mundo con este fuego que Él vino encender sobre la tierra.

Amén.

equipe-rosaire